lunes, 7 de junio de 2010

Una España de 2 velocidades... u tres

Con el segundo post estaba como con el primero, muchos temas en la cabeza y no sabía cual iba a ser el que viera la luz.
Muchas ocupaciones terrenales de esas del unopuntocerismo parecidas a las de la Dra. Jomeini me tienen muy liado este mes de Junio y parecía no encontrar ni el tema ni el momento.
Y de nuevo, el amigo @goroji me ha servido de inspiración divina. Se está convirtiendo en mi musa (jejeje). A este paso, en el #1CBS tendré que invitarlo a más de una rubia fresquita.

Su post de hoy me ha confirmado lo que ya suponía. Ha sido un guantazo de realidad después de una larga noche de guardia.

Que hay más de una España económica ya lo tenía más o menos claro, pero el post de Iñaki de hoy y otros post que ha publicado desde que inició su andanza bloguera confirman claramente que en la sanidad pública hay también más de 2 Españas… y yo estoy en la más lenta.
Me he quedado de piedra al leer como tienen controlados todos los procesos, y digo todos, mediante entelequias llamadas seis sigma y lean.
Y ya me he quedado a cuadros cuando he ido a la wikipedia y he buscado, desde mi más completo desconocimiento, las definiciones de ambos métodos. Sin querer me he acordado del añorado blog de La Gorda, al ver que el método de Lean Manufacturing se basa en la reducción de los 7 desperdicios…. Qué desperdicios??? En mi medio esos desperdicios son necesariamente humanos y tienen nombre, apellidos, cara, etc.…

Como es posible que trabajando en el mismo país, haya tal asimetría en la gestión de los servicios públicos. Mientras en el hospital de Calahorra, donde trabaja Iñaki, todos los trabajadores tienen email corporativo, en el mío los supervisores pierden un tiempo incalculable en escribir de su puño y letra el nombre de los trabajadores en las notificaciones corporativas. Mientras en el hospital de Calahorra las enfermeras de hospitalización usan pda, en mi hospital tenemos un único ordenador portátil que estuvo más de 2 años metido en una caja y que ahora está, literalmente, amarrado a una mesa.

Y me pregunto, ¿Como nos ha costado tanto esfuerzo demostrar que en nuestro hospital había tanto “desperdicio”? En la vecina Calahorra lo tenían tan meridianamente claro que no puedo más que sorprenderme.

Definitivamente, llevamos dos velocidades distintas… y nosotros somos la tortuga.

PD: A todos aquellos que se lamentan amargamente que nuestro hospital no tiene solución… miren a Calahorra.

Andoni C.

3 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada