martes, 23 de junio de 2015

Decálogo de la Enfermería Colegiada

Muchas veces, muchas más de las que pensamos, la enfermería de base suele estar ajena a las cosas que nos afectan como profesión.

El ejemplo de esto lo estamos viviendo este mes de Junio; mientras en las RRSS las conversaciones bullen en torno a todo el meollo creado con las elecciones en el Consejo General de Enfermería (CGE), la gran mayoría de las enfermeras está pensando ya en las vacaciones sin ser conscientes de la transcendencia que todo ello tiene en el devenir próximo (muy próximo) de su quehacer.

Y es que hay vida más allá de la profesión del día a día, del famoso “pie de cama”, y deberíamos preocuparnos de ello. Por cosas tan importantes como el Grado, La Prescripción, las Especialidades, la Formación, el Ejercicio profesional…

Una buena manera de empezar a hacerlo, nos guste o no, es participar del Colegio Profesional al que, te guste o no, estás obligado a pertenecer y que, de nuevo te guste o no, te Representa. Estos órganos se erigen en la sociedad como la cabeza visible de la profesión, siendo el máximo representante el CGE.

Pero ¿Cómo participar de estos organismos?

Realmente, si pagas tu cuota colegial religiosamente ya lo estás haciendo, pero posiblemente de una manera “pasiva”. En ocasiones tenemos la sensación que esta cuota implica sólo un respaldo profesional, un tipo de trámite necesario para poder ejercer profesionalmente. Pero implica mucho más de lo que piensas, y para apreciar esta importancia es necesario participar, y esto empieza símplemente por preguntarse ¿qué se cuece? ¿qué se hace con mis treinta y pico euros mensuales?

Existen muchas voces críticas, sobretodo en las redes y con todos estos temas. Pero si no participas en muchos de estos temas o no conoces el qué sucede, seguro que lo que falta es tu voz. Y una manera de hacerse oír, es conocer y participar. Y en esto basamos este decálogo que os proponemos, en Conocer y Participar, para saber lo que pasará mañana.


Decálogo Enfermera Colegiada:

  1. Conocer los Estatutos de tu Colegio Profesional
Como buen colegiada/o, deberías tener accesible toda la información sobre los estatutos que rigen el Colegio Profesional, y darle una ojeada no estaría de más.
  1. Conocer tus Derechos y Obligaciones en el Colegio Profesional
Si tu colegio vela por las buenas prácticas y la deontología, el estar colegiado no te exime de ello. Al igual que hay una serie de derechos, como por ejemplo pudiera ser la defensa jurídica, estos no te eximen de tus obligaciones como buen profesional.
  1. Conocer quiénes son tus representantes Profesionales
Ya que estás colegiada/o es importante conocer quién te representa, y de la misma manera, qué organismos lo hacen. El Colegio profesional es quizás el elemento más cercano, pero a su vez existen organismos superiores, como colegios regionales, o un Consejo nacional y otro Internacional, es una obligación conocer que hay más allá.
  1. Conocer cómo es el proceso Electoral de dichos representantes.
Evidentemente no se puede saber ni estar en todo. Pero razonar y participar de la elección de los representantes que velan por tus derechos es una manera de hacer valer estos derechos. Si no participas en su elección, tus quejas pueden tener menos peso.
  1. Conocer qué tipo de Iniciativas y Vocalías o Grupos de Trabajo se llevan a cabo. 
En un Colegio profesional, generalmente se realizan una serie de actividades que pueden ser de tu interés profesional y de las que seguro puedes participar. ¿Por qué perdertelo si estás colegiado?
  1. Preocuparse por estar al día de los acontecimientos Colegiales.
Si estás colegiado, seguramente recibas algún tipo de publicación periódica (previsiblemente en papel)  o Newsletter que pueden permitirte estar al día de lo que se “cuece” en tu entorno colegial. No dudes en caso de que te sientas acosado  (o sientes que no te enteras) con ese material, en comunicarlo a tu colegio.
  1. Preocuparse por conocer las ventajas que se te ofrecen desde el Colegio como profesional. 
La mayoría de los Colegios ofrecen beneficios por el hecho de estar colegiado. Pero estos beneficios son beneficiosos cuando se utilizan. Asesoramiento Jurídico, ético, en la práctica, gestión de algunos trámites. Muchas veces hacemos las cosas solos y tenemos quién nos ayude y/o asesore. Aprovéchalo.
  1. Preocuparse por el estado de cuentas y/o balance Anual de tu Colegio.
En un ejercicio de transparencia, lo colegios deberían presentar estados de cuentas y balance a sus colegiados y tener la información disponible. Es importante que sepas en que se invierte la cuota colegial, o ¿no lo crees así?
  1. Preocuparse de participar en la medida de lo posible de las asambleas.
Todos tenemos muchas ocupaciones y es normal no acudir a este tipo de acontecimientos, pero piensa que es el lugar perfecto para hacerte oír o incluso interpelar a tus representantes colegiales, es una manera muy buena de conocer que hay y...si tienes dudas, pregunta.
  1. Preocuparse por participar de los procesos electorales.
Como en cualquier otra elección, si no participas votando no estas eligiendo. Las elecciones son muy  trascendentes, ya que son las que van a marcar lo que tengas en tu Colegio. Y si no participas tú misma/o tienes parte de culpa de lo que pase en la institución.

Hoy puede ser un buen día para comenzar a saber qué pasa en tu profesión y participar de ella. Quizás cambies más cosas de las que crees que es posible cambiar”

Conocer y articipar del órgano que te Representa es muy importante puede ser una manera fácil y efectiva de fortalecer la profesión al hacernos todos partícipes.
Imprime este decálogo y ponlo en tu unidad. Entre todos podremos.



Share/Bookmark

sábado, 6 de junio de 2015

La #nuevaenfermería será tuiteada



Cuando hace unos años, en nuestras primeras conferencias, equiparabamos la revolución digital que estabamos viviendo con el descubrimiento de la imprenta por parte de Gutemberg, muchos pensaron que estabamos locos.

Han pasado ya unos años desde aquellas primeras charlas y ya nadie duda de que estamos viviendo una revolución que está cambiando (y cambiará definitivamente) nuestra forma de vivir. 

¿Quién va hoy a una agencia de viaje? ¿Cuántos jóvenes pueden vivir sin una impresora? ¿Cuántas personas creen que Blablacar o el coche de Google acabarán con el taxi?

Estos pequeños cambios puntuales no son solo eso sino que son el reflejo de un cambio mucho más profundo en la forma en la que entendemos la sociedad. Cambios que son el germen de una nueva era. Cambios que se resumen en lo que se conoce como Sociedad Red.

Muchos de estos cambios en la forma de entender la sociedad son los que están detrás de las últimos turbulencias políticas (y las que vendrán) como Podemos o el fenómeno de Ada Colau.

Y al fin, gracias a una sentencia del Tribunal Supremo que confirma que Maximo González Jurado no es el presidente del Consejo General de Enfermería, estos fenómenos sociales de renovación llegan para dar un soplo de aire fresco a una de las estructuras más pétreas y rancias del panorama sanitario español.

Una enfermera madrileña de base llamada Victoria Trujillo con un grupo de profesionales (gran parte de la Asociación Madrileña de Enfermería) ha presentado su candidatura para cambiar la presidencia del lobby enfermero

Es posible que no tengan ninguna oportunidad de ganar (los instringulis legales que utilizarán desde el Consejo serán increibles, los plazos muy muy justos y conseguir los 15 avales casi imposible ) pero tampoco tienen nada que perder. Es lo maravilloso de estas nuevas formas de activismo.

El simple hecho de que una desconocida se proponga asaltar el férreo feudo de Máximo y sus secuaces, ganando o no haciéndolo, es, además de meritorio, un soplo de esperanza y una victoria moral para esa parte de la enfermería española que consideramos que las cosas se pueden (y se deben) hacer de otro modo.

Mucha suerte a Victoria y su equipo... desde nuestro puesto de trabajo y desde nuestras pantallas estaremos con ella para lo que necesite.

Esta revolución si será tuiteada.

Share/Bookmark

martes, 2 de junio de 2015

No Pain No Gain


Hace casi un mes que no publicamos (lo sabemos, esto habrá que ir remediandolo) pero seguimos con el Feedly a tope leyendo todo lo que va cayendo en nuestras manos (o pasando por nuestras pantallas).

En esta semanas hemos vivido varios debates interesantes en RRSS y algún post para enmarcar como éste del amigo Martín en Cuidando.es.

Coincido plenamente en sus pensamientos salvo en su interpelación a "guruses, influencers y especialistas en construir imagen digital" para que movilicen a la masa. Pese a ello coincido en la necesidad de dar un pasito atrás para reconectar con las enfermeras que entre sus preocupaciones no tienen el 2.0 (ni lo entienden).

Por que el verdadero motor del cambio serán las propias enfermeras clínicas cuando sean conscientes de su importancia para el sistema sanitario en general y los pacientes en particular. Cuando comprendan como las redes sociales pueden (y deben) servir de herramienta amplificadora que sirva para decirle al resto de actores todo lo que hacemos, como lo hacemos y para que lo hacemos.

No será fácil. No será entendido por muchos de nuestros compañeros. Pese a ello, sorprendente hay médicos (y Julio Bonis no es sospechoso de ser pro-enfermera) que empiezan a entender que el sistema hay que cambiarlo y que en este cambio hay que contar con las enfermeras.  



Afortunadamente los hay que van teniendo claro que las enfermeras somos una pieza fundamental en los sistemas sanitarios y es imprescindible tenernos en cuenta. Este post de KevinMd es muy clarificador de por donde van los tiros allende los mares.

Ahora queda que las enfermeras nos demos cuenta. Que demos ese pasito hacia delante. 

Ya hay alguna que lo comienza a decir con bastante fundamento, como en este fantástico editorial de Jose Luis Gutierrez Sequera y Natalia Serrano-Ortega. Pero también tendremos que decírselo a los políticos, esos que hasta ahora han hecho justo lo contrario precarizando nuestra labor y reorientando la asistencia, aún más si cabe, hacia un modelo medico-hospitalo-centrista.

Cuando seamos verdaderamente conscientes de nuestro relevante papel, de que la gran diferencia entre ingresar a un paciente o mandarlo a su casa es que en el hospital tiene enfermera las 24 horas (la mayoría de las pruebas diagnósticas y gran parte de las intervenciones quirúrgicas se pueden ambulatorizar), de que las practicas avanzadas son más costo-efectivas en el control de los crónicos, etc... podremos iniciar lo que reclama Martín.

La visibilidad empieza porque cada una de nosotras sepa hacerse visible desde su ámbito de responsabilidad, sea la clínica, la gestión o la investigación.

Solo a partir de ese momento podremos empezar a plantearnos pelearnos en igualdad de condiciones como tan sabiamente plantea Juan F. Hernández Yañez  en este imprescindible post (si, otra vez Juan ejerce de nuestro pepito grillo). Y será pelearnos porque habrá resistencias, muchas resistencias (y para muestra esta desaforada reclamación del Sindicato Médico catalán por usar enfermeras para hacer triajes domiciliarios)

No será un tránsito fácil, no estará exento de dificultades. Pero sin dolor no hay ganancia como dice la famosa canción de Scorpions.


Share/Bookmark

martes, 12 de mayo de 2015

El vaso medio lleno...


Hoy es nuestra efeméride, el día Internacional de la Enfermería, y como siempre, los amigos de Nuestra Enfermería se han sacado una iniciativa de debajo de la chistera para invitarnos a reflexionar sobre como nos ayudan las redes sociales a propiciar los cambios que llevamos esperando años en torno a nuestra profesión.

Ya llevamos unos años en esto de la blogosfera y, posiblemente, no sorprendamos a nadie con lo expresado en este post pero supone todo un honor participar de esta iniciativa que, bajo el HT #12Visibles12M, aglutinará las opiniones de algunas de las mentes mejor amuebladas que conocemos. Aunque lo más difícil será estar a la altura de ellos.

Lejos quedan ya aquellos editoriales que firmamos en ENE o en la Revista Metas en los que, a modo cuasiprofético, hablábamos de las ventajas que para el desarrollo de la enfermería tendría un uso profesional de la web social. Algo que, finalmente, no termina ni de explotar ni de calar todo lo profundamente que nos hubiera gustado.

Aún así seguimos convencidos que es a través de la conversación y la interacción, del interés colectivo, de la producción plural y la generación de conocimiento en red como nuestra profesión saldrá del atolladero en el que lleva años metida.

Las herramientas 2.0 no son más que facilitadoras de todo eso. Pero son solo eso... herramientas.

Solo decidiendo activamente y entre todos qué queremos para el futuro podremos tener futuro como profesión.

Por eso llevamos años publicando en un blog (que siempre fue solo una vía para contar nuestras inquietudes), colaborando en cuantas iniciativas se nos ofrecen, inventando muchas otras o viajando por España para contar, allí donde nos invitan, que las redes sociales solo son la herramienta y que lo importante es saber que queremos como profesión.

Lógicamente, aquellos que quieren que estos cambios sean más rápidos y profundos dirán que todo esto del 2.0 al final no es más que fuego de artificio, una colección de etiquetas, iniciativas y buena voluntad que tienen poco calado en la realidad diaria de cada una de las enfermeras de España. Y posiblemente llevan razón.

Otros dirán que todo esto no es más que una burbuja, una tendencia o una moda pasajera de un grupo de pijotecnológicos aburridos. Posiblemente también lleven razón.

Es más, habrá alguno (más de uno seguro) que dirá que todo esto no es más que la salida natural de aquellos que siempre quisieron desatacar o llegar al poder pero que por las razones que fueran no pudieron. Es posible que hasta estos lleven parte de razón.

Lo que pasa es que la alternativa no es más que la inacción. Y la inacción y la resignación de un colectivo enorme es lo que nos ha traído hasta aquí. Con la inacción seguiremos como siempre, sin reconocimiento social ni político, sin promoción y crecimiento profesional y un eterno lamento de "quiero y no puedo" que pone de los nervios.

Obviamente las redes sociales no son el único camino para el #EnfermerActivismo, pero evidentemente son un muy buen camino para crecer como profesionales y como profesión.

Parafraseando a un genio, solo haciendo cosas de otra forma obtendremos resultados diferentes. Y como dice el gran Serafín Fernández, no podemos parar ahora que tenemos "el vaso medio lleno".

Por eso, cuando se publique esta entrada, estaremos llegando a Barcelona para participar en las Jornadas organizadas por la Asociación de Profesionales Enfermeros de Sant Joan de Deu para hablar de ésto y de mucho más.


Lógicamente estais invitados.


Share/Bookmark