lunes, 11 de noviembre de 2013

Una Imagen Relevadora


Una de las revoluciones más importantes del auge de los teléfonos inteligentes es que casi todos llevamos un proyecto de fotógrafo dentro. Unos con más acierto y otros con más voluntad, todos tratamos de captar en imágenes lo que nos sucede en nuestro alrededor a diario.


Y eso hice yo el pasado día 8 a la hora del descanso del  II Congreso de la Asociación de Enfermeras Hospitalarias de Andalucía (ASENHOA) cuando tomé esta foto.

ASENHOA es una asociación que está llamada a tener una relevancia fundamental en los designios de la enfermería andaluza y que congregó de forma muy exitosa (mi más sincera enhorabuena!!) a más de 400 personas en el evento. Una casualidad que Danone fuera uno de los patrocinadores.

Antes de ese momento, las dos ponentes anglosajonas Anne Marie Rafferty (que nos contó algunos resultados del estudio RN4Cast) y Tracie Miles (que nos contó su experiencia como enfermera especialista) nos habían dado una lección de qué es lo que tiene que hacer la enfermería: establecer alianzas, diseñar una estrategia, medir resultados, participar en los órganos de decisión política, etc.

Sin embargo, la primera ponente española, Catalina Barrientos, nos transmitió un mensaje de los de antes de los de siempre, la responsabilidad de la situación de la enfermería es de los profesionales de base. Su ponencia sobre Liderazgo Enfermero se centró en decir que los profesionales de base deberían hacer un mayor esfuerzo (como si no se estuvieran esforzando ya bastante en las circunstancias actuales) y que deberían tener más compromiso (con qué ligereza se han traducido en los textos de gestión los términos Commitment y Engagement) a la vez que nos mostraba una foto de su equipo (formado por el gerente, el director de procesos, el director médico y el director económico-administrativo). Una ejemplarización, tanto o más que la foto, de lo necesario que es un relevo generacional entre los que deberían planificar el destino de la profesión.

Me sonó tan rancio y tan falto de autocrítica por lo que representaba, la élite gestora enfermera andaluza, que tuve que levantarme y preguntar si no creía que en su mensaje faltaba eso, autocrítica. Su respuesta fue, de nuevo, ejemplarizante. No solo no hacía autocrítica sino que se defendió con la más vieja de las defensas: vivimos realidades distintas y la mía no la comprendéis.

Como era de esperar, mi intervención no gustó demasiado a una parte de la organización y mucho a una gran parte de la asistencia.

Y la siguiente mesa, en la que se hablaba sobre las Especialidades Enfermeras, y la conversación posterior, en la que se puso de manifiesto la "chapuza" que se ha hecho con ellas, solo vinieron a confirmar la necesidad de copiar mucho de lo que se ha hecho muy bien en la enfermería anglosajona y del desastre que ha sido nuestro desarrollo (laboral, académico y profesional) en los últimos años.

Por eso, reitero mi sensación de falta de autocrítica de todos aquellos que nos han llevado a este callejón sin salida que tan bien describe Serafín en su blog

Por eso creo que es necesario un relevo generacional. Y siguiendo con el mensaje que transmite la foto, prefiero que mi futuro lo decida alguien que cada mañana toma Actimel® antes que alguien que toma Densia® Forte. Nada tiene que ver con la edad sino con la actitud con la que se enfrentan a cada día.


El autor de este post no tiene ningún tipo de interés en promocionar o comercializar los productos que se nombran.

Share/Bookmark

6 comentarios:

  1. Felicidades por tu actuación, debemos perder el miedo a sacarles los colores con verdades como puños.

    En la falta de argumentos se sustenta la debilidad de su discurso.

    Comentario mordaz e incisivo, golpe limpio y al mentón.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David. Ya me conoces, soy de sangre caliente y de vez en cuando se me va la boca ;-)

      Eliminar
  2. Muy bueno Andoni, algún día que las barbaridades "a corto" de otros nos lo permitan tendríamos que hablar (más fuerte y claro) de la responsabilidad "a largo" de las élites asistenciales (no solo, como a veces parece, de las médicas). A menudo me sorprendo (aún) cuando veo los elogios que levantan en redes sociales ciertos discursos que cuando los veo en youtube me alucinan por viejunos, vacíos y llenos de los mismos clichés que los de hace 25 años. No conozco a la susodicha, pero me imagino perfectamente su discurso a través de tu valiente comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco la conocía. Quizás le problema sea que, a priori, siempre espera uno escuchar algo distinto, algo fresco, algo que empiece por "lo mismo no lo hemos hecho tan bien".
      El tema de las élites asistenciales da para largo y, posiblemente, sea el tema que use para mi tesis, cuando me ponga en ello ;-))
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me suena a enfermera sobrá que viene a decirte lo bonito que es lo suyo y lo pachanguero que es lo tuyo... y que tienes tres tazas de lo que te has buscado.
    Cojonudo y yo pensando que que a estos eventos iban los mejores... ¿los mejores de qué?
    Enhorabuena, Andoni, con personas como tú con bemoles para decir lo que hay que decir en el momento oportuno yo sigo tranquila de que no todo está perdido.
    ...y yo tomo Activia, por si sirve de algo!

    ResponderEliminar
  4. A estos eventos suelen ir los mejores, los de la casa y los de relleno. No te pueden gustar todos los ponentes de un evento.
    Quizás en esta ocasión ha sido una cuestión de varias cosas: acabo de terminar un master en gestión con un TFM sobre liderazgo, las dos ponentes inglesas fueron cojonudas, llevo años esperando un "me he equivocado, lo siento" como el del rey que no soluciona las cosas pero afloja el ánimo. No conozco a esta señora y me apena que lo terminara personalizando cuando yo pregunté por las élites enfermeras.

    En fín... que me alegro que pases por esta casa!! Un abrazo enorme.
    Ah!! Yo odio el Actimel, pero era una especie de licencia poética para cuadrar el post.

    ResponderEliminar