martes, 22 de marzo de 2016

La música y la letra



Que conste de entrada que nos parece encomiable el esfuerzo profesional y personal que los miembros de PiCuida están haciendo en su gira #PiCuidaentucentroque nos sentimos muy orgullosos de haber aportado un minúsculo granito de arena en el documento final de la Estrategia de Cuidados de AndalucíaQue como dijimos hace poco en "Roma no se construyó en un día", el camino por recorrer es lento y tortuoso.

Pero como en las canciones, lo que hace grande a un tema es la coherencia entre la música y la letra.

En este caso, la letra se lee muy bien. Podríamos decir que excelentemente. Máxime cuando la defienden en tu propia casa, con tanta pasión y tanto convencimiento Nieves Lafuente, Serafín Fernández y el resto del equipo del PiCuida.

Es metafísicamente imposible que, después de tanto años reclamando un futuro mejor para la enfermería, no nos parezca magníficamente bien que, al fin, la enfermería andaluza cuente con un plan de desarrollo para los próximos años. Una estrategia (que aunque parezca una tontería es mucho más, simbólicamente hablando, que un plan integral) en la que encajen las especialidades, las prácticas avanzadas, el desarrollo de competencias, la formación y selección de mandos intermedios, el uso de las TICs en el cuidado, la participación de los pacientes o una red de cuidados.

Un documento ambicioso, muy bien trabajado y estructurado (si, somos muy frikis y lo hemos leído un par de veces), que marca el ilusionante camino que deberemos recorrer en los próximos años. El resumen ejecutivo debería estar colgado en todas las salas de estar.

Pero la realidad del diario de cada centro es bien distinta. La música que cada día se escucha en los pasillos y en el run run de las redes sociales no encaja con esa letra.

No se puede escuchar que se va a potenciar la gestión de casos sin acordarse de que se han perdido muchas plazas de enfermeras gestoras de casos y, además, no se sustituyen sus ausencias. Es difícil oír hablar de prácticas avanzadas y no pensar en que algunas enfermeras aún tienen que rellenar las constantes en una gráfica en papel y con un bolígrafo de 4 colores. Es complicado oír que se van a crear plazas de enfermeras especialistas y no recordar que hace más de 20 años que no tenemos decreto de plantilla, las plantillas de los centros están en mínimos, no se cubren las reducciones de jornada o no se sustituyen las jubilaciones. Es difícil no pensar en como no siempre los mejores acceden a los puestos de gestión (o necesitan 4 intentos) al tiempo que te están explicando que se va a mejorar el desarrollo y el sistema de selección de cargos intermedios.

Del RD de prescripción o de la dirección de las UGCs ni hablamos...

Y ahí es donde radica el problema. En la posibilidad de que mucha gente vea una tremenda inconsistencia entre los que oye y lo que vive. En que todo el esfuerzo que se está haciendo (y que de nuevo agradezco) desde PiCuida pierda consistencia porque letra y música no encajen. Que toda la apuesta que se está haciendo se convierta en desgaste y en una pérdida de ilusión.

Nosotros estamos convencidos de que éste, el que marca PiCuida, es el camino. Y ahí estaremos para lo que los responsables de PiCuida necesiten... pero estamos convencidos de que los cambios no se pueden quedar solo en el papel, tienen que ir más allá.

Quizás es que nosotros vamos (queremos ir) demasiado rápido. Quizás solo veamos pegas donde otros ven oportunidades. Quizás es que somos demasiado críticos (algunas aún nos llaman antisistema). Quizás somos demasiado Troyanos.

O quizás, a los primeros que habría que convencer es a los gestores enfermeros de cada uno de los centros que son los responsables de toda la música.

Lo que es cierto es que para que letra y música encajen hay que buscar al grupo que  que la toque bien y, sobre todo, que comprenda y sienta la canción.

Y para muestra un botón: Ramoncín destrozando esta magnifica canción de Nirvana...





Share/Bookmark

14 comentarios:

  1. Enhorabuena,andaluces!. Amén.
    Es cierto que dadas las circunstancias y el siglo en el que nos movemos, una mayoria minoritaria tengamos mucha prisa por cambiar las cosas sobretodo cuando somos de los que creemos que solo se necesita voluntad para cambiarlas.
    En ese sentido debemos asumir cierto ritmo. Como bien sabemos la letra se adapta a la música y viceversa y en ello va implícito un ritmo, un time...
    Pero os preveo, algo va cambiando, se ha iniciado el movimiento, PiCuida es ejemplo de estrategia, iniciativa, colaboración y participación, etc pero amigos... Sabéis qué es lo necesario? ... La continuidad, la culturización profesional, el calado necesario... Por qué? Porque los proyectos y estrategias en salud que impulsan el profesionalismo, han de consolidar (lo) a través de la mejora continua hacia la Excelencia. En ese sentido sois ejemplo. JustAmente por esos factores que comentas y que hacen que vayamos en clara disonancia? Asincronía? entre letra y música, muchas estrategias y planes e impulsos a la profesionalización responsable quedan en una simple campaña o etapa diluida con la intervención pasiva intencionada y el paso del tiempo que tambien ayuda.
    De ahí que un pasito adelante y dos hacia atrás.
    Inconsistencia, exacto se nos exige estar a la altura de las circunstanciAs, de una sociedad que necesita respuestas en salud, de un papel único e inequívoco como responsables de Salud, en el universo de las profesiones sanitarias y sin embargo el escenario solo presenta dificultades y obstáculos de muy diferente índole.
    Cada vez estoy más convencida que troyano o luchadora pero no oveja adocenada... hay que mejorar muchos aspectos intrínsecos de la profesión ( largo) pero que muchos cambios pasan por mejorar las situaciones y problemas que has mencionado no me cabe duda y en ello deberíamos concentrarnos también en no permitir ese tratamiento como profesionales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias jefa por pasar por aquí y comentar...

      Esta entrada está escrita desde el cariño y el tremendo respeto que PiCuida nos infunde y no queremos que, como bien cuentas, termine pasando sin pena ni gloria, no siendo bien interpretado y, sobre todo, consuma enormes energías en las personas que están haciendo un esfuerzo enorme en sacar esto adelante.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  2. Buenos días. En primer lugar, agradecer vuestras palabras respecto del trabajo realizado hasta el momento... Como hablamos el otro día en Algeciras, queda mucho camino por delante y lo interesante (bajo mi punto de vista) es que ya tenemos una Estrategia de partida que hemos elaborado entre todos y todas y que marca la senda del futuro de nuestra profesión.
    Coincido en que estos proyectos deben acompañarse de más cosas, pero Roma (o el PiCuida) no se construyó en un día.
    Una cosa si que tengo clara, voy (vamos) a trabajar duro para que cada uno de los proyectos que forman parte de esta Estrategia se hagan realidad.
    Gracias de nuevo por vuestro análisis. Un abrazo.
    Serafín
    Pd. Como os decía en Twitter, habéis sido los primeros enfermeros blogueros en analizar la Estrategia. Y se agradece. Espero que vengan más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sabes, este post está escrito desde el más sentido respeto por el proyecto y por el esfuerzo que estais haciendo.

      Picuda es una perla y espero que, vuestro empuje no se pierda y no se desluzca con el tiempo y con la falta de constancia entre lo que defiende y lo que viven los profesionales.

      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  3. Magnífico post, admiro tu buena voluntad. Yo, ya sabes que estoy contra el .sistema y tan sólo el nombre, PiCuida, me suena a más de lo mismo ideado para maquillar el cadáver enfermero que yace debajo. Y no lo digo por sus autores sino por los gestores manipuladores.
    No he leído el documento ni tengo pensado hacerlo en breve, que ya sabes que soy mu bodoke y relleno gráficas de papel con bolis de cuatro colores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Bodoke, es una pena que una persona inquieta como tu ni siquiera vaya a leer el resumen ejecutivo de PiCuida. tu opinión sería muy interesante.

      Como bien dices, el problema es que haya muchas personas que piensen lo que tu comentas y, sobre todo, que sean las propias direcciones de enfermería las que, por acción y omisión, favorezcan esa visión y la enfermería andaluza (y la española) pierda esta oportunidad.

      Ah!! tu rellenas las gráficas con 4 colores porque quieres....

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Te parecerá mentira pero lo de rellenar gráficas con cuatro colores no es ninguna licencia retórica, es la pura realidad. Aún quedan por instaurar el DAH en varias unidades de mi hospital, dirigido todavía por quien ya sabes. :-(

      Eliminar
    3. No me parece para nada mentira... de hecho en mi hospital también pasa en una planta ;)) El ejemplo de implantación de DAH es perfecto para ver lo que comentamos en el post. Sin implicación directiva, por muy buenas que sean la iniciativas (la historia única digital y PiCuida lo son), éstas se quedan a medias...

      Eliminar
  4. "Una cosa es predicar y otra dar trigo"

    y no digo más. Suscribo a la Comisión Gestora. Llevo años sin colaborar en planes, estrategias, grupos de trabajo que no lleven detrás refuerzo institucional de sus contenidos. La teoría no va a salvar el sistema.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esa es la cuestión Salva. Quizás, como decimos en el post, hemos participado altruista y voluntaristamente en tantas iniciativas que ahora, valoramos y economizamos los esfuerzos.

      Picuda es un plan director fantástico... pero se quedará en nada sin apoyo institucional de la macro y de la meso gestión. Sin eso, al final nadie notará cambio alguno.

      Y lo peor, el enorme esfuerzo de buenos amigos y mejores profesionales quedará sin recompensa.

      Un abrazo y gracias por pasar por aquí. Siempre es un lujo que comentes en esta humilde bitácora.

      Eliminar
  5. Hola!
    Al final, son muchos elementos los que tienen que encajar a la perfección. La estrategia es muy buena (no siempre lo son), se han preocupado por la difusión (hay un equipo de profesionales dedicado a tiempo completo a la estrategia, y eso es de agradecer) y los políticos han dado el primer impulso. La verdad es que en pocos servicios de salud he visto un trabajo tan completo y brillante como #picuida, así que lo primero es reconocer el trabajo bien hecho.

    Quizás lo que puede faltar es el compromiso económico de la estrategia, es decir, valorar cuanto va a costar la puesta en marcha de la estrategia y reservar una parte del presupuesto para ello. De esta forma, nadie puede hacerse el sorprendido o esgrimir como excusa que no hay dinero.

    Y además, los directivos y gestores deben ser los primeros convencidos. Si los jefes en cada centro no se entusiasman, tardará en llegar a cada uno de los profesionales de los centros. ¿Hay un responsable en cada centro para la difusión e implementación de #picuida? ¿Los directores de enfermería se lo creen? ¿Los gerentes se involucran?

    Y por último, o mejor dicho, lo primero: ¿los profesionales lo conocen? ¿lo tienen en cuenta o es un "rollo más que viene de arriba"?

    Un abrazo y adelante con estas reflexiones, que son muy necesarias.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias MAestro, es condensado en el comentario justo a lo que hacíamos referencia... pero nosotros somos más ácidos (por no decir cabroncetes).

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Es curioso que esta semana hayáis escrito esto, cuando yo hace unos días lanzaba mis diatribas dialécticas contra parte de nuestro sistema de salud, en un punto de Andalucía en el que habían actuado de forma en absoluto profesional, dejando de lado a una familia en un problema de salud complicado. Quiero creer que esto sólo sucede en «islas descuidadas» de nuestro sistema, pequeños triángulos de las Bermudas en los que el enfermo y su cuidador desaparecen engullidos por cierta desidia en el que no hay un culpable único, en el que el equipo multidisciplinar brilla por su ausencia... Espero que PiCuida y su proyecto sirva para que estos agujeros negros en los que algunos desaparecen como personas sean cada vez menos, sean anecdóticos... Pero por ahora, en los últimos contactos que tengo como usuaria, directa o indirectamente, con la especializada de nuestro sistema de Salud, sólo escucho a Ramoncín destrozando a Nirvana.
    Eso sí, este esfuerzo ya es muchos más que lo que -no- se lleva a cabo en otras autonomías.
    Besos miles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lei tu post y me pareció horrible... espero que, como bien dices, PiCuida sirva para que esas cosas dejen de pasar.

      Un abrazo Lola.

      Eliminar