domingo, 14 de octubre de 2012

Si hay que ir, se va #TheCofiaDay

Después de la que montamos el otro día con #TheCofiaDay, hoy no puede tocar otra cosa más que comentar nuestras sensaciones y hacer análisis.

Está claro que conseguimos gran parte de los objetivos que nos marcamos, pero nuestras sensaciones son un tanto agridulces. Trataremos de explicar por qué.

En la parte positiva, los datos son abrumadores. #TheCofiaDay fue una iniciativa importante. No podemos más que dar las gracias a todos los que participaron activamente en la "loca y trasnochada ocurrencia" de estos dos shuflas. No tendremos nunca dinero suficiente para pagar tantas cervezas de agradecimiento.
  • #TheCofiaDay tuvo un amplísimo seguimiento en las redes no solo por enfermeros (aunque lógicamente fuimos la mayoría). En Twitter fue Trending Topic a las 9 y a las 14h y en Facebook más  de 800 personas dijeron participar en el evento y publicaron sus fotos con la cofia puesta. Podéis verlo todo aquí.
  • No se produjeron incidentes (al menos nadie lo dijo) con compañeros de otras profesiones (aunque si hubo cierta tensa intensidad) o con pacientes.
  • Se le dio visibilidad a esta problemática enfermera de la mejor manera posible, no solo a través de los medios de comunicación tradicionales o específicos, sino explicando en qué consistía a todo aquel que preguntó tanto a pie de cama como de consulta.
  • Aunque la iniciativa contó con apoyos institucionales (los colegios de Barcelona, Islas Baleares, Murcia y Cádiz, el CECOVA, y alguna sociedad como AECSEECIR) la iniciativa fue siempre de los profesionales que participaron en ella.
  • Muchos blogs se sumaron con publicaciones propias. No sólo de enfermeros, sino también de muchas otras profesiones. Especial mención merece el PhotoPeach de Rosa Pérez por su plasticidad y mensaje. Tantas publicaciones se produjeron que incluso nos han adjudicado un espacio propio en Wikisanidad (hay que agradecer el detalle a Monica Moro) para alojar las aportaciones al evento. Lo iremos haciendo poco a poco.

No se le escapa a nadie que, de algún modo, conseguimos dar la sensación de que, si enfermería quiere, puede ponerse de acuerdo. Conseguimos escenificar, en una especie de ensayo general, lo que pasaría si todos (con planificación, programación y colaboración) nos propusiéramos parar el sistema sanitario por un día.

Sin embargo, es muy llamativo, por no decir entristecedor, ver como los que dicen representarnos, léase Consejo General de Enfermería, lejos de sumarse y apoyar la iniciativa (no pueden decir que no se les ofreciera), ese día estaban ocupados con sus cuitas internas. Este post de La Enfermería frente al Espejo es esclarecedor.

Para cambiar las cosas, todos los grupos de interés necesitan un Lobby que luche por sus intereses, pero nuestro Lobby ya no lucha por nuestros intereses. Hace años que no lo hace y el miércoles lo demostró. Ya solo le interesa su supervivencia político-económica

Y por esto, solo podemos volver mentalmente a Unión y Cambio, un post publicado en el EnfermeraCtivista donde se abogaba por la creación de una asociación profesional, al estilo de la RNAO, que luche, de verdad, por los intereses de la profesión.

Esto solo ha sido una escenificación, no queremos dar ni un paso más atrás, ni para coger impulso. Hemos quemado las cofias. No queremos volver a ponernos la cofia por las razones que tan apasionada y claramente explica Juan Antonio Sánchez en su post

Pero que nadie piense que hemos olvidado como se hacen las cofías, que si hay que hacer otro #TheCofiaDay, se hace.


The Rolling Stones por CelloMoreira




Share/Bookmark

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada